Pongamos que hablo de Madrid II Segunda parte de tres sobre la capital de España

por | Abr 12, 2010 | Blog | 0 Comentarios

Antes de continuar mi relato, no quería que pasara un post más sin hablar de Ella.

Ella, Raquel, es el camino más corto a la felicidad, compañera fiel y eterna, amante en lo humano y en lo divino, es mi pareja y mi duo en la vida. Algún día trataré un post sólo de ella, y de sus retratos. Pero para empezar me gustaría poner una foto suya precisamente de Madrid. Paseando muertos de hambre de la Gran Vía a Cibeles, buscando un restaurante apetitoso.

Ráquel López

Una vez Que terminamos de comer, nos dirigimos a la Fundación La Caixa para ver la exposición de Miquel Barceló (http://prensa.lacaixa.es/obrasocial/view_object.html?obj=816,c,6469) la cual recomiendo a todos. Y la magia de la calle actuó de nuevo. El camino repleto de gente que va y viene, que espera, que se reune con familiares, amigos, novios, novias, miradas desconocidas, otras más conocidas, complices del paseo. La verdad es que la GF1, y el sistema micro 4/3 me hacen mucho más complice de la situación, menos intrusivo, y sin perder calidad ni velocidad. Así la magia se reprodujo antes de llegar al museo.

Hombre esperando.

En el paseo.

Pero no sólo me convierto en espectador interesado del caminar de Madrid, sino que inevitablemente mirar alrededor conlleva ver en el interior de restaurantes, otro microuniverso, no menos interesante.

Un Cafe?

Yo nunca había visto el Caixa Forum, o mejor nunca había reparado en la naturaleza del jardín vertical de la fachada exterior. Aquí podeis hacer una visita virtual.http://maps.google.es/maps?layer=c&cbll=40.410900,-3.692919&cbp=12,,,1,&ved=0CBoQ2wU&sa=X&ei=oGXCS6X8KdSwjAfjoIGLDw porque lo que realmente me interesa del edificio al final es lo que finalmente siempre acaba interesandome, que es la gente. Vuelvo a lo mismo, y esta vez, tengo suerte, y vuelvo a alabar el discretísimo tamaño y velocidad de la GF1 y la luminosidad extra del 20mm 1.7, encuentro quizás una de las escenas que mayor goce y felicidad suelen proporcionarme. Padre e hijo. Hijo y padre jugando en un sitio serio. Imaginando mundos donde uno no se entiende sin el otro.

Manuel Tares, y el pequeño Tares jugando.

El padre se llama Manuel Tabares, y resulta que he sido doblemente suertudo. Una por permitirme sacar este momento de su vida, y la otra porque Manuel es un artista que la verdad me ha llamado la atención en cuanto a calidad. os dejo su página para que veais la calidad impresionante de sus dibujos. Es que la fotografía es como la caja de bombones de la madre de Forrest Gump.

Por otra parte del museo me llamaron mucho la atención el acceso de las escaleras tipo de caracol irregulares, realizadas en cemento pulido y hecha en una sola pieza, me dieron ganas de recorrerlas enteras. Pero dejé que otros la recorrieran.

Caixaforum, escaleras I

Caixaforum, escaleras II

Como antes comenté es un espectáculo digno de mención la exposición. Impresionante. Pero el viaje debía de continuar y nuestro apretado horario, nos llevaba ahora a eso de las 18 horas a reunirnos con David, primo de Raquel y África, su hermosa hija. Y ya se sabe que los niños suelen extrañar a desconocidos que aprietan, achuchan y obligan a dar besos a parientes que ven de higo a breva, y que probablemente ni recuerden con exactitud.

Así que aprovecho su recelo para tomar esta fotografía.

África

Toda una especialista en derretir barras de acero con tan sólo mirar. Estuvimos de paseo, llegamos hasta Lavapies, pero antes, cerca de la Calle de la Prensa la suerte me volvió a sonreir. Y es que obsesionado con una vespa roja, me dí cuenta de que la moto siempre podría ser más interesante si agregaramos el elemento humano, y así apareció este señor, y del dialogo visual de las dos, me aproveché.

Hombre y Máquina

Ese día acabó con un duelo a muerte en el Guitar Hero, a dos guitarras, y una fondue maravillosa. Aún queda una jornada.

Continuará…

Pin It on Pinterest